La Conversión de Son By Four

Semanario Presencia

 

Volver 

 

“Nosotros siempre le decimos a todo el mundo y a la juventud y también a los no tan jóvenes que sí se puede. Se puede llevar una vida en Cristo, Jesucristo no está loco, ni es un extraterrestre que vino a pedir cosas imposibles, si el Señor no supiera que somos capaces de darle el corazón, no nos lo pediría. Se puede ser santo, se puede vivir y se puede ser feliz”: Pedro, integrante de Son By Tour.

Leticia Jiménez Guillén

Tijuana, B. C.

“Perdona si te estoy llamando en este momento, pero me hacía falta escuchar de nuevo, aunque sea un instante tu respiración...Vida, devuélveme mis fantasías, mis ganas de vivir la vida, devuélveme el aire...” Esa es la letra de una canción que en 1999 le dio fama a un grupo de 4 jóvenes que llegaron alcanzarla y un buen número de copias de su disco debut: Son By Four.

Los integrantes de este grupo, que después de saborear el éxito que por varios meses y que incluso hasta hoy, les trajo esa canción y los dio a conocer en toda Latinoamérica y Estados Unidos, deciden hacer un cambio en el contenido de sus letras: dejaron de cantarle al amor romántico, de parejas, de enamorados, para cantarle al Señor.

EL CONCIERTO

Son By Four estuvo presente en un concierto ofrecido el sábado 4 de agosto en los patios del Instituto México con motivo de la clausura de la reunión de Obispos y Sacerdotes pertenecientes a las Comunidades de Alianza sostenida del 31de julio al 4 de agosto en Tijuana.

Al concierto asistieron aproximadamente 200 personas y disfrutaron de la música ofrecida por el grupo y también por parte de quien abriera el concierto: Sandy Caldera. Los presentes, un tanto relajados, escucharon un concierto que inició cerca de las 7:30 de la noche con la actuación de Sandy que interpretó sus cantos de alabanza por casi media hora, para después pasar a un receso de 20 minutos.

El esperado grupo inició su actuación cerca de las 9 de la noche y finalizó a las 10:30 y durante ese tiempo dieron todo de sí para animar y alegrar a quienes acudieron a verlos. Entre los cantos interpretados están: Espíritu de Dios y Te entrego, además que lograron prender los ánimos de los ahí reunidos con su romántica canción: A puro dolor, misma que fue coreada y hasta escuchada por quienes no estuvieron presentes, esto por medio de los teléfonos celulares que brillaron mientras Son By Four interpretó su conocida canción.

Antes de que el grupo subiera al escenario, el Semanario PRESENCIA tuvo la oportunidad de conversar con ellos acerca del cambio que dieron en sus letras, de los problemas a los que se enfrentaron, de su nuevo material y de los frutos que han podido recoger en su nueva etapa.

A continuación se presenta la entrevista que se realizó con los jóvenes de Son By Four:

PRESENCIA.- ¿Cómo se da el cambio de música comercial a música dirigida a Dios?

Pedro.- “Yo creo que la parte de ‘A puro dolor’ todo mundo la sabe porque nosotros comenzamos desde muy jóvenes a buscar oportunidades porque teníamos sueños, aspiraciones, queríamos que nuestro talento fuera reconocido, pero cuando tuvimos todo eso no fuimos felices realmente, eso no nos llenaba.

Los primeros meses sí. Era la fiebre, la novedad, pero luego que pasó todo eso nos dimos cuenta que todo era lo mismo y que ni el dinero, ni la fama eran suficientes, Dios nos crea con mucho más y eso no satisface. Así seguimos y vinieron las depresiones, la soledad y un montón de cosas. Ese sueño que habíamos visto en televisión y radio era una ilusión un espejismo...así que yo empecé a buscar la Palabra de Dios.

Empecé a acordarme todo lo que me habían enseñado en la Iglesia y al principio fue como un buscar a la Iglesia de Cristo, yo quería saber cuál era la Iglesia de Cristo. Mi papá es bautista, tengo un tío que es pastor de otra Iglesia y tenía muchas influencias y yo quería saber realmente cuál era mi lugar, hasta que me convencí de que la Iglesia Católica fue fundada por los apóstoles de Jesucristo y esa es la única y verdadera.

Todo fue un redescubrir, pero lo más importante de esto es que yo era el más travieso del grupo, por así decirlo, los muchachos empezaron a ver que yo empecé a cambiar, que el Señor comenzó a cambiarme. Yo volví a la Iglesia, a misa, le pedí al Señor que me consiguiera una esposa y todo a su voluntad.

El Señor organizó mi vida y eso se comenzó a ver y yo no les predicaba a los muchachos, pero sí lo hablábamos. Yo nunca les dije: ‘tienes que venir al grupo de oración, a la Iglesia’, pero ellos sí tenían vida de iglesia, yo ni si quiera era católico light en ese momento, hasta que el Señor ya me estaba llamando para servirle solamente a él, a cantarle sólo a el y eso fue una decisión muy radical.

Yo ya no quería cantar música secular, yo quería cantarle al Señor, a la iglesia y así ellos vieron mi insatisfacción, mi inconformidad y el Señor los siguió tocando a ellos en sus respectivas familias y hasta que un día el Señor nos dejó saber en unas misiones en República Dominicana que queríamos hacer las dos cosas: seguir siendo cantantes seculares y la vez participar en eventos católicos, pero el Señor no lo quiso así y decidimos dejar la música secular para cantarle a él.

Hasta la fecha seguimos viajando, hemos visitado muchas comunidades y damos nuestro testimonio cantando para el Señor y ahora nuestras vidas se siguen llenando”.

Georgie.- “Para mi el cambio ha sido totalmente gratificante y edificante. No ha habido un proceso de adaptación en absoluto porque el Señor nos llamó y nos tocó hasta el fondo y lo que hacemos lo queremos hacer de corazón. En cuanto a la música nosotros no hemos cambiado demasiado lo que hacíamos, seguimos más o menos con el mismo patrón musical de lo anterior, simplemente decidimos ponernos en oración con los oídos y el corazón bien abiertos para oír que quería el Señor plasmar en el disco para su pueblo.

Estuvimos en oración para definir qué era lo que estaría en el disco y gracias al Señor todo lo que se incluyó es para Él, para su Gloria”.

PRESENCIA.- ¿A QUÉ PROBLEMAS SE ENFRENTARON EN SU MOMENTO AL TRATAR DE HACER ESTE CAMBIO?

Pedro.- “¡A un montón! En primer lugar porque las personas que estaban trabajando con nosotros en ese momento no entendieron lo que queríamos, nos dijeron que estábamos locos, que cantarle sólo a Dios era una locura, que cantarle al amor no es malo y nosotros sabemos que no es malo, pero esa ya no era nuestra vocación.

Y sí tuvimos muchos problemas con amistades e incluso con familiares. Nos decían que estábamos locos y que en la Iglesia Católica nos íbamos a morir de hambre”.

PRESENCIA.- ¿CUÁNTOS MATERIALES DISCOGRÁFICOS LLEVAN DESPUÉS DE SU CAMBIO?

Javier  “Este que estamos lanzando se llama Aquí está el Cordero, es el primero católico. Apenas lo estamos lanzado, hace tres meses que salió, tuvimos la dicha en un show que es transmitido a nivel mundial y hemos recibidos muchos e-mails con testimonios bonitos y con sólo tres meses estamos muy contentos con lo que el Señor ha hecho en la vida de muchas personas gracias a los medios de comunicación”.

PRESENCIA.- ¿CUÁL PUDIERA DECIRSE QUE ES EL PÚBLICO AL QUE VA DIRIGIDO SU MATERIAL?

Pedro.- “El disco va dirigido a la Iglesia, a la Iglesia Católica. Las canciones son eucarísticas y marianas. Fue un disco inspirado en el encuentro que nosotros hemos tenido a través de estos dos años que se estuvo produciendo el disco. Fue una producción larga, tortuosa donde tuvimos que detenerla varias veces porque las canciones a veces no quedaban como queríamos.

Ahora que escuchamos el disco, nos dimos cuenta que no es un disco dirigido al mundo entero, sino a la iglesia, al pueblo de Dios y a pesar de eso lo compran muchos hermanos no católicos y les gusta. Nosotros escribimos las letras de nuestras canciones y tratamos siempre de escribir la cita bíblica de donde nos inspiramos.

PRESENCIA.- ¿QUIÉN ESTÁ INVOLUCRADO EN EL DISCO? ¿QUIÉN ESCRIBE?

Javier .- “Todos los temas son de la autoría nuestra, la producción estuvo a cargo de Luan De Carvalho, el aportó la producción musical, los arreglos. La producción se grabó en Brasil, la música en Los Ángeles y nosotros desde nuestro estudio en Puerto Rico grabamos las voces y todo fue en tres estudios de manera simultánea, todo lo hicimos aprovechándonos de la tecnología, del Internet, enviando todo lo que era música por medio de archivos y terminamos la producción en nuestro estudio en Puerto Rico, se mezcló y se masterizó en Puerto Rico.

El disco se puede adquirir en nuestra página de Internet directamente en nuestro site que es: www.myspace.com/sonbyfourmusic también en librería Católica Anawim: www.libreriaanawimpr.com,  distribución internacional todavía no.

PRESENCIA.- ¿SE VA A DISTRIBUIR A NIVEL LATINOAMÉRICA?

Pedro.- “Estamos en un proceso de oración y discernimiento porque realmente la música católica está en pañales, nosotros no tenemos disquera, no tenemos distribuidor, no existe una estructura. Entonces nos ocurre lo que les pasa a muchos cantantes católicos: se invierten grandes cantidades de dinero, tiempo, el Señor inspira muchas canciones, aquí está el disco y ¿ahora qué?

Nosotros obviamente llevamos el disco a todas nuestras presentaciones y distribuimos lo que podemos, pero entendemos que el Señor nos va a abrir las puertas, no sólo a nosotros sino a todos los cantantes católicos para que puedan exportar su música”.

PRESENCIA.- ¿QUÉ HACE FALTA PARA QUE LA MÚSICA CATÓLICA PUEDA DARSE A CONOCER?

Pedro.- “Hace falta que los cantantes católicos que tienen producciones de calidad, se unan para crear un organismo que esté bajo la dirección de la Iglesia, para poder llevar esta música y distribuirla, ya sea conseguir una empresa secular pero que el control del material sea de esa estructura católica, para que así los materiales se puedan distribuir en cualquier tienda de discos. Que la gente pueda ir a la tienda donde venden discos y pueda encontrar un apartado de música católica.

Ese es el sueño de nosotros, que los cantantes católicos puedan subsistir, puedan crecer y que la música católica pueda seguir adelante”.

PRESENCIA.- ¿QUÉ TAN IMPORTANTE ES LA DISPOSICIÓN DE UN PÚBLICO EN UN CONCIERTO?

Georgie.- “Eso es como cuando uno va a un retiro: el equipo de trabajo se prepara para eso y si la persona que va a vivir el retiro no abre su corazón, los organizadores no pueden hacer mucho, el Espíritu Santo es un caballero y no va a entrar a donde no le permiten que el entre.

Las personas que vienen a estos eventos, te pudiera decir que un 99.9 por ciento vienen a alabar y a gozar al Señor, el porcentaje mínimo que falta, aunque lleguen cansados terminan contagiados por los que tienen el ánimo bien puesto”.

PRESENCIA.- ¿QUÉ MENSAJE DEJAN PARA LA GENTE DE TIJUANA Y SUS ALREDEDORES?

Pedro.- “Nosotros siempre le decimos a todo el mundo y a la juventud y también a los no tan jóvenes que sí se puede. Se puede llevar una vida en Cristo, Jesucristo no está loco, ni es un extraterrestre que vino a pedir cosas imposibles, si el Señor no supiera que somos capaces de darle el corazón, no nos lo pediría. Se puede ser santo, se puede vivir y se puede ser feliz”.

Georgie.- “¡Que se amen! Que todo ser se define y termina en el amor de Jesús, que persigan el sueño de Cristo y que no tengan miedo a caminar el camino de la Cruz. Mucha gente tiene miedo, cada vez que escuchan la palabra ‘Santo’ o ‘santidad’, piensan que es imposible, que es sólo para las tarjetitas, para las figuritas o para las imágenes, pero se puede hacer la voluntad de Dios. Con humildad y con un corazón abierto se puede, en el nombre del Señor todo se puede”.

Javier.- “Yo exhorto también a la oración, que no nos desanimemos, que nadie dijo que esta vida iba a ser color de rosa, que hay momentos felices, que hay momentos tristes, pero eso no significa que el Señor esté apartado de nosotros, el esta con nosotros en todo momento”.

Volver